Ministros Extraordinarios de la Comunión

Los Ministros Extraordinarios de la Comunión son personas que tras un procedimiento de selección, son instituidos por el Arzobispo tanto para colaborar con la Iglesia y llegar con la Eucaristía a donde los sacerdotes no pueden llegar como para ayudar en el incremento de la piedad eucarística en la Comunidad. 

Celebraciones en Hogares de Ancianos

Los MEC visitan semanalmente a los hogares de Ancianos que están en jurisdicción de la Parroquia. Durante las visitas se hace la celebración de la Palabra y se distribuye la Comunión a quienes deseen recibirla. 

Las Celebraciones de la Palabra en cada hogar se realizan en el contexto de una visita que supone el encuentro y el compartir, momento que transcurre con gestos, palabras y el afecto que se da entre quienes residen en cada hogar y los ministros que los visitan.

Testimonio de un Agente Pastoral

Llevamos a Jesús Eucaristía, y en un contexto de preparación nos disponemos a escuchar la Palabra de Dios, luego añadimos intenciones, en algunos casos cantamos o llevamos para escuchar canciones cariño. Agradezco a Dios poder gustar de la  presencia de Cristo, que se refleja en la mirada expresiva y agradecida  de los abuelos que nos conforta el corazón. Es una gracia invalorable acompañar la vida de quienes han recorrido más camino y hoy nos esperan en cada encuentro con la alegría y la fe de la experiencia.

Adoración Eucarística

Jesús se quedó entre nosotros bajo las especies de pan y vino. Sirve de de alimento espiritual a todas las personas que lo reciben en la sagrada Comunión durante la Misa. Además, Jesús, presente en las hostias consagradas, es conservado en el sagrario y así se hace presente entre nosotros.

 

Podemos contemplar la presencia real y divina de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre a través de la Adoración Eucarística. Adorar a Jesucristo en el Santísimo Sacramento es la respuesta de fe y de amor hacia Aquel que siendo Dios se hizo hombre, hacia nuestro Salvador que nos ha amado hasta dar su vida por nosotros y que sigue amándonos de amor eterno. Es el reconocimiento de la misericordia y majestad del Señor, que eligió el Santísimo Sacramento para quedarse con nosotros hasta el fin de mundo.

Testimonio de un Agente Pastoral

Ser Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión es haber dicho sí a un llamado que viniendo del mismo Dios, se hizo concreto a través de la Comunidad donde mi vida de fe, iba madurando. Ese llamado me invita a adentrarme más en la celebración de la Santa Misa, tanto en la dimensión del encuentro personal con Dios como en la dimensión comunitaria que me abre a los hermanos con quienes activamente comparten la fe o en otros ámbitos. En el servicio al Altar y luego dando la comunión soy invitado de manera especial y junto al sacerdote en la preparación de la Cena que es un nuevo Sacrificio de Cristo por nosotros y en la entrega de su Cuerpo a nuestros hermanos. Esta vivencia también me invita a vivir la Eucaristía celebrada en una vida renovada especialmente en nuestra Comunidad de Fe y en nuestras comunidades particulares.